lunes, 6 de agosto de 2012

Detalles de Orgullo y Prejuicio 2005 (El lenguaje de las manos)

En consecuencia de la petición de algunos de mis amados lectores y debido a la gran cantidad de veces en que aparecen manos (sin importar de quienes sean) en Orgullo y Perjuicio (2005), haré esta entrada para intentar descifrar el significado de tales escenas. 



De modo que esta entrada llega a ser segunda parte de La Mano de Darcy, entrada que hice hace ya algún tiempo... el año pasado. En ella hablaba de la escena en que
Darcy ayuda a Elizabeth a subir al carruaje, tras el resfriado y la estancia de Jane en Netherfield, y luego del "espionaje" de Elizabeth en Pemberley. En amabas escenas, las manos de Darcy hicieron aparición revelándonos sus sentimientos.

Ahora hablemos de otras escenas de esta adaptación en donde las manos hablan.
Caricia a un libro:
Una mano-escena (así me referiré a estas escenas) que particularmente me fascina aparece al comienzo de la película.
Lizzie se encuentra leyendo en las afueras y jardines de su casa. Después de un poco de lectura, cierra el libro y toca y hasta acaricia su contraportada. Esta acción llama mi especial atención pues, además de que es algo que yo también hago con un buen libro, al hacerlo muestra su apreciación por, no solo el libro en cuestión, también por la lectura. Amo el hecho de que Jane Austen hizo de sus heroínas lectoras voraces. 



Nervios atractivos:
¿Quién no recuerda a Darcy cuando fue a visitar a Elizabeth a casa de los Collins? Lo que lo caracteriza en aquel momento son sus evidentes nervios. ¿Por qué nervios? Porque el propósito suyo al visitar a Elizabeth no era solo verla, deseaba expresarle sus sentimientos y pedir su mano en matrimonio. Sus nervios e inquietud eran notables por el movimiento continuo de sus manos. Me agrada este detalle porque muchos sabemos que es verídico. Yo personalmente debo tener algo en mis manos y moverlo sin remedio cuando estoy nerviosa o ansiosa.
Este aire ansioso de Darcy, con todo y la agitación de sus guantes,
lo hacen parecer tan atractivo y tierno...

"Sentir al menos la textura de su vestido":
En la entrada, La Mano de Darcy, comentaba que el tocar la piel de alguien en la época de Regencia era misión imposible fuera de un baile, y ni en éstos era posible por completo pues usaban guantes en la mayoría de las ocasiones. Por ello, los bailes eran sumamente ansiados. En ellos existían las únicas posibilidades de flirteo, cortejo y tacto físico.



Teniendo esto en cuenta entenderemos por qué, en el baile de Netherfield, Bingley quiso tocar el vestido de Jane. Mas que ser una acción deliberada, fue instintiva, un impulso suyo por sentir a Jane. Pero, claro, no podía tocar su piel, no estaban bailando. Vio la oportunidad de sentir algo de su pertenencia y al instante la aprovechó: sentir la textura de su vestimenta. De modo que me imagino lo que pensaría: "Sentir al menos la textura de su vestido... con eso me conformo. Lo trascendental es sentir algo suyo".


En el libro, sabemos que la relación entre Jane y Bingley no es la central, por eso, Miss Austen no nos reveló detalles importantes entre ellos. ¡Menos mal tenemos una imaginación que nos permite suponer cómo serían los momentos ansiosos entre ellos!

"Your hands are cold":
Esta mano-escena nos lleva hacia el final de la película (creo que ya me sé cada detalle de esta de memoria). Darcy camina a los lejos en dirección a casa de los Bennet. Parece que caminara entre las nubes por la neblina (no imagino lo que ella sentía). Declara su amor por Lizzie una vez más. La diferencia de esta ocasión es que ella anhela cada una de sus palabras. 

Supongo que (es una opinión completamente subjetiva) Joe Wright quiso simplificar todo el parlamento de Lizzie que aparece en el libro en una acción. Ya se sabe: una imagen dice más que mil palabras. Dicha acción de Lizzie fue tomar las manos de Darcy y estrecharlas entre las suyas. Para mí, sus sentimientos de agradecimiento están implícitos al besar sus manos y decir: "Your hands are cold". Toda la aceptación y felicidad de Elizabeth solo pudieron reducirse en presionar sus labios contra el dorsal de la mano de Darcy.


Como vemos, y según Joe Wright y su adaptación del 2005, las manos tienen su propio lenguaje... éste puede ser más profundo que las palabras mismas...

¿Qué mano-escena de Orgullo y Prejuicio (2005) les gusta más?...

35 comentarios:

  1. No me gusta tener que elegir entre las mano escenas porque encuentro que todas son sublimes y necesarias porque llegan a transmitir mejor, incluso, que las palabras, lo que sienten los personajes en los momentos que citas pero, bueno, haré el esfuerzo y me quedo con las mano libro y la mano vestido, encuentro que ambas encierran gran sutileza y delicadeza, el amor a los libros y al reflexión de Lizzy tras la lectura y ese afán de tocar algo que pertenece a la persona amada.
    Buen análisis, querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara, mi querida Wendy.
      Y tienes bastante razón. Estas mano-escenas son tan sublimes que es prácticamente imposible elegir alguna en particular.
      Y sí, aquellas escenas de Lizzy y Bingley son singulares. Nos revelan realmente mucho de los sentimientos de sus poseedores.

      Te lo agradezco, amiga.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Qué bonita entrada, me ha encantado. Algo que llamó mucho mi atención en la película y que aprecio por todo lo que implica, es el simbolismo de las manos. A veces, como menciona Wendy, un simple gesto con ellas podía resultar más significativo que muchas palabras. Me encanta la escena del libro y cuando luego de que Darcy ayuda a Lizzie a subir al carruaje, su mano hace un movimiento muy intenso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Aglaia. Esta película se caracteriza por tener bastante simbolismos, especialmente con las manos que nos dicen tanto...

      Aquella escena de Darcy extendiendo su mano luego de haber ayudado a Lizzie es impresionante. Su movimiento nos habla mucho de lo que sentía él en ese momento.

      Qué bueno que te gustara la entrada, amiga.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Hola Amiga, una gran entrada, el simbolismo de las manos es algo que a veces nos pasa desapercibido, personalmente además de las escenas mencionadas en tu post, y de la sublime escena del estiramiento de mano que realiza Darcy después de ayudar a Lizzie a subir al carruaje, me gusta el juego de manos que hacen las chicas Bennett, Lizzie con el indice y el pulgar acariciándose el mentón, cuando sus tíos le dicen que Darcy les a invitado a cenar, Jane, cuando sostiene la taza del desayuno en la visita de su primo Collins, esta obra está repleta de detalles, que nos invitan a conocer los sentimientos íntimos de cada personaje, ese tal vez sea el secreto de su éxito, un abrazo, que tengas un feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mano-escenas que mencionas también son singulares. Como bien dices, esta adaptación está llena de detalles. La primera vez que se ve, el espectador los llega a pasar desapercibidos, pero después de verse tantas veces como solo las austenianas logran hacerlo, se notan y aprecian tales detalles que nos revelan tanto...

      Te deseo un feliz día también.

      Eliminar
  4. Hola!: Que entrada más interesante. Me hizo pensar, ya que si bien he prestado atención a las escenas de las manos nunca me puse a analizarlas. Además de las mencionadas hay dos que a mí me gustan la primera es cuando Mr Darcy está escribiendo cartas y Elizabeth está leyendo y frente a ella Bingley juega con un cojín, si bien se ven mucho las manos de los cuatro (también está la hna. de Bingley), la parte que me refiero es cuando Lizzie leyendo el libro parece acariciarlo y luego ante el comentario de Darcy lo cierra molesta. Y la segunda escena que es una de mís favorita es cuando Lizzie tocando el piano en lo de la tía de Darcy,éste se acerca y pone su mano sobre el piano y hasta parece que lo acaricia (bue.. tanto no se ve pero en mí imaginación así pasa). Creo que con eso termino mi comentario tan extenso (que parece testamento). Besitos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno que te pareciera interesante esta entrada dedicada a las mano-escenas. Como ya he mencionado, éstas no se notan a la primera, pero una vez nos percatamos de ellas, llegamos a meditar en ellas.

      Aquella escena en Netherfield es una de mis favoritas. Bingley con su garabateo infantil con el cojín, Lizzie cerrando su libro con enfado, Darcy tratando de escribir una simple carta con su pluma entre sus dedos...
      Algo que me llama mucho la atención en esta parte es que, después de que le dijera a Lizzie que "su buena opinión, una vez perdida, lo está para siempre", él parece simular su escritura, usando esto para ocultar su meditación de la anterior conversación con ella. Todo esto para que ella no notara que a él le importaba lo que acababa de pasar.

      La escena del piano también es importante. Y no creas, no solo eres tú, también creo que Darcy acaricia el piano. Una muestra de su aprecio por la música.

      :D Tu comentario no parece un testamento en absoluto. Al contrario. Disfruto de conocer la opinión de mis amigos virtuales. Si es larga, mucho mejor.

      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola, mi pequeña dama, coincido completamente en la apreciación de estos pequeños detalles incluidos en el filme de 2005, me gusta especialmente cuando Lizzie toma las manos de Darcy y las lleva a sus labios, es un gesto lleno de ternura y muy sensitivo. Un gran acierto del director.
    También me gusta cuando Bingley acaricia el vestido de Jane, demuestra a las claras lo obnubilado que está por ella.
    Tenemos que tener en cuenta que en aquella época, las manos eran una de las pocas partes del cuerpo de una dama que los caballeros podían llegar a tocar durante el cortejo, incluso a través de los guantes(que eran finísimos) se podía sentir el calor de la piel y hasta la delicada forma de las uñas. Las damas se las cuidaban al extremo y las reposaban delicadamente en el regazo durante las reuniones sociales, sabrás que estaba muy mal visto hacer gestos con ellas.
    Pienso que el beso en la mano es un gesto bellísimo y de los que más lamento que se hayan perdido.
    En la serie de 1995 hay un momento similar cuando Darcy encuentra a Lizzie llorando al enterarse de la fuga de Lydia, ella está sentada y él le toma las manos casi sin pensar, se las estrecha y segundos después cae en cuenta de que no tiene derecho a ese gesto y se retira.
    También cuando la ayuda a subir al carruaje durante la visita a Pemberley, Lizzie parece disfrutar de tomarlo de la mano. Todo lo contrario a lo que sucedía en el baile de Netherfield.
    Adoré el tópico de esta entrada.
    Besitos!
    Jazmín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que estés de acuerdo conmigo, Jazmín.
      Lo que dices de las manos es muy afín con mi opinión y con lo verídico. Es una gran lástima el que el beso en las manos femeninas se haya acabado. ¡Cuánto quisiera que regresaran aquellos gestos caballerosos de saludo como la reverencia o el beso-mano en cuestión!

      Recuerdo aquella escena de la miniserie del 95. Estoy completamente enamorada de aquel gesto de Darcy (¡oh, Colin!). Se dejó llevar por su cariño y empatía hacia Lizzie y tomó sus manos entre las suyas instintivamente. Es una mano-escena preciosa e inolvidable, al igual que aquella en Netherfield.

      Me gustaría hacer también un análisis de la miniserie. Pero no pasa de ese "me gustaría" pues me gastaría mucho tiempo que no poseo.

      Qué bueno, amiga, que lo adoraras.

      Otros para ti, Jazmín.

      Eliminar
  6. ¡Qué entrada tan chula! es que el lenguaje no verbal si es importante siempre más aún en esa época en la que no se podían decir muchas cosas abiertamente.

    Hay gestos preciosos como el de acariciar un libro o el del vestigo, ¡eso sí que es amor verdadero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es totalmente cierto eso que mencionas, Jane. Este "lenguaje manual" debía decir lo que las palabras no podían, por la época y la controversia.

      Me alegra que disfrutaras de esta entrada.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Mis felicitaciones sinceras por tan interesante entrada. Siempre he admirado el uso que hace el director de estos pequeños e innumerables detalles. Escena de mano favorita es más de una a decir verdad jejeje, siempre me ha llamado poderosamente la atención y me ha hecho mucha gracia el momento de Bingley cogiendo el vestido de Jane sin que él mismo se de cuenta, me parece un gesto muy dulce, aunque a decir verdad, el director lo hizo como escusa para enfocar los pies balanceándose de la Señora Bennet.
    También me gusta mucho la primera escena en la que Lizzy lee un libro al amanecer y lo cierra, es una escena con la que todas las lectoras nos podemos sentir identificadas.
    Saludos:),
    Scarlett

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco mucho, querida Scarlett.

      Es que esta película es digna de admirar por tan interesantes detalles que agregó el director. Con razón no se puede elegir una escena favorita pues cada una de ellas tiene su encanto.

      Ambas mano-escenas de las que haces mención son magníficas y hermosas.
      Tienes razón en cuanto al enfoque de los pies de la sra. Bennet luego de la aparición de la mano de Bingley. De cualquier modo, la acción de su mano es muy atrayente.

      Y, por supuesto, nos sentimos identificadas con la caricia de Lizzy al libro.

      Me alegró leerte.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Soy una babosa obsesiva jaja, las manos de Darcy Macfadyen, tamaño extra large me hacen temblar las rodillas jajaja.
    Pero la mejor parte es cuando después de ayudarla, se sacude la mano, como queriendo quitarse la "electricidad".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, ¿quién no se moja la vestimenta tras dejar la boca abierta por culpa de cada detalle de Matt Macfadyen?... :D

      Aquella escena me fascina. ¡Es que esta película dejó conocer a un Darcy completamente sentimental!

      Besos.

      Eliminar
  9. Mi querida amiga, no sabes cuántos suspiros me has sacado con esta entrada. Ayer te escribí, pero no sé porqué razón el envio del comentario quedó en nada, así que trataré de recordar todo.

    Sin duda, en esta adaptación de Orgullo y Prejuicio, el uso de las manos ha sido preponderante, ¡que importante es el lenguaje no verbal! muchas veces nos dice más que las propias palabras.

    Te confieso que tengo dos mano-escenas preferidas "Nervios atractivos" y "Your hands are cold". La primera, porque muestra esa otra cara de nuestro querido Mr. Darcy, es enternecedor verlo de esa manera, aunque para Elizabeth no fuera evidente otra persona sí sospecho algo de esa acción. Y, la segunda, porque como tú bien descibriste en la escena Mr. Darcy pareciera caminar entre las nubes, y
    debo ser sincera, nunca me fijé en ella pensando en Elizabeth, creo que Darcy robó toda mi atención.

    Creo que no pude recordar todo (con lo bien que había quedado ayer), pero algo pude rescatar de la primera impresión que me dio al leer la entrada.

    Espero que te encuentres bien y disfrutes de este fin de semana que se encuentra a puertas.

    Un beso y un abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, querida Jennieh, es una lástima lo de tu comentario ayer... A veces el Sr. Blogger necesita una buena corrección :D

      Sin duda alguna, no existe lenguaje más relevante que el no verbal...

      También comparto tu fascinación por aquella mano-escena de Darcy. Como he mencionado, esta película nos mostró a un Darcy evidentemente sensible, uno que Miss Austen lo dejó ver hasta mediados de su historia y solo entre líneas (de ninguna manera subestimo a Jane, ¡jamás!).

      Y la otra escena... ¡oh! Definitivamente me deja sin palabras. Siempre que la contemplo, intento que no solo mi vista disfrute, sino también mis otros sentidos trasladándome a aquel escenario en el amanecer mientras Darcy camina hacia mi <3 (Parece obvio que tampoco le presto mucha atención a Lizzy entonces...) :D

      De cualquier modo me alegra que hayas podido dejarme tus lindas letras.

      Espero que también estés bien. También te deseo un gran fin de semana.

      Otro mega-abrazo para ti en la distancia.

      Eliminar
  10. Hola Lady Jane:
    Mil perdones por no haber pasado por tu blog antes, pero no tuve nada de tiempo. Y ahora que paso, no me arrepiento para nada...
    Orgullo y Prejuicio es uno de mis libros favoritos, lo mismo me sucede con la película... Como ellos llegan al amor verdadero pasando por un montón de sentimientos... Es realmente increíble, Jane Austen es increíble, uso el verbo en presente porque sus libros la mantienen viva...
    Hace mucho que estoy buscando libros de Jane Austen, pero acá en Uruguay es un poco complicado de encontrar... Pero se que esta "Emma" en las librerías, me lo recomiendas?
    Ni te imaginas lo feliz que me dejo tu comentario, que una seguidora de Jane Austen le guste lo que escribo es... Maravilloso.
    Para mí, es un placer estar en tu blog ahora, y voy a seguir recorriendo viejas entradas porque es muy atrapante.
    En mi opinión, Darcy esta perfectamente interpretado por Matthew Macfadyen; es Darcy en cada sentido. Mis mano-escenas favoritas son sin duda:
    -Cuando Darcy, como todo un caballero la ayuda a subir al carruaje. La sorpresa de Elizabeth es notable, y después el momento que él estira la mano, es increíble.
    -Otra, la visita en casa de los Collins, por dios! Creí que iba a terminar arrancándose un dedo de los nervios que tenía Darcy! Fue sumamente dulce de todos modos.
    -Y como no, sus manos están frías, una prueba de amor, ese beso fue un símbolo y dijo mucho más que cualquier palabra.
    Creo que me explaye demasiado, pero, bueno ya me despido.
    Un cálido abrazo querida Lady Jane, es un placer pasar por tu blog y ser seguidora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Mariana!

      No, perdóname tú a mí, por responder a tu comentario tan tarde.
      Me alegra mucho que me visites.

      Estoy completamente de acuerdo contigo. Jane aún sigue viva por sus historias. Me alegra que ambas seamos austenianas fervientes.

      ¿Emma? ¡Por supuesto que te lo recomiendo! Muchas lectoras se llegan a sentir identificadas con Emma Woodhouse. Tiene gran comicidad. Cualquier obra de Jan merece una leída.

      Qué bueno que te alegrase mi visita. A mí me alegra más conocer tu historia que está tomando buen rumbo.

      En cuanto a las mano-escenas de las que haces mención... son fabulosas. Logran siempre impresionarme, enamorarme y suspirar, respectivamente como las mencionaste.

      Por favor, vuelve cuando te apetezca.

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hola LAdy Jane, no me había dado cuenta que había muchas mano-escenas!! Mi favorita, al igual que la mayoría, es después que Darcy ayuda a subir a Elizabeth al carruaje, y luego estira y recoge la mano...Y justo ayer vi la película otra vez y me llamó la atención cuando Bingley toca el vestido de Jane. Dije, que gracioso. Pero con tu explicación ha quedado más claro, ja.Ssaludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente esta película tiene infinidad de detalles únicos.

      Aquella escena del carruaje es impresionante. Darcy ya siente algo por Elizabeth, pero como tiene una gran orgullo, no lo admite, de modo que solo puede soltar y sacar su impresión del primer contacto estirando su mano.

      Y sí, es curiosa la escena de la caricia de Bingley, pero bastante significativa.

      Un saludo.

      Eliminar
  12. Hola, me encanta pasar por tus posts, pero este en especial me ha gustado mucho, pues Orgullo y Prejuicio me encanta, y los simbolismos me han parecido muy importantes, y es muy difícil escoger un favorito, aunque el de el libro y el de Bingley con Jane me han parecido preciosos:) Pero por supuesto, cualquiera que haga Matthew Macfayden me encanta, te mando muchos saludos!
    http://discoverandread.blogspot.mx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, me alegra que te haya gustado esta entrada.

      ¡Buena elección de mano-escenas! Ambas son magníficas.

      Y Matthew... me muero por ver por completo sus trabajos, aunque este eclipsa a los demás.

      También te mando muchos saludos.

      Eliminar
  13. Que entrada mas sutil y bonita. Me gusto bastante :D A mi siempre me llamo la atencion ese gesto de Bingley con Jane. Y no se diga de los gestos de Darcy lugo de ayudar a Lizzy a subir al carruaje y de encontrarla en Pemberley. Preciosos momentos e igual blog C:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto me alegra que te gustara. Desde la primera vez que vi esta adaptación, también me atraía aquella acción de Bingley. Además, sabía que debían tener significado las mano-escenas de Darcy... El resultado es esta y la otra entrada a la que hago mención.

      Te lo agradezco, querida.

      Se te ha extrañado bastante.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola!!
    Me ha gustado mucho tu blog!! Me uní!!
    Me gustaría que pasaras por el mío...
    http://mivomitocerebral.blogspot.mx/
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida seas, Mariana!

      Muchas gracias por visitarme. Me alegra que sea de tu agrado mi humilde morada.

      ¡Por supuesto que me paso por tu sitio!

      Vuelve cuando lo desees.

      Un saludo.

      Eliminar
  15. Hola :)

    Me ha gustado leer esto aunque he visto tantas veces esta película que no creo que se me haya escapado ningún detalle.
    Ahora lo que quiero es releer la obra.

    Besos :) está muy bien detallada la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te agradara, Mona Lisa.
      Me imagino. Yo también ya he visto esta película como mil veces, y uno se da cuenta de cada secuencia y del más mínimo detalle.

      Gracias por tu comentario.

      Un beso.

      Eliminar
  16. Gran blog, te felicito, has sabido captar todas las ideas. Compartes todas mis ideas en cuanto a esta gran artista.
    El lenguaje de las manos, creo que junto a la profundidad de lo que nuestros ojos albergan, son grandes escapatorias para dejar brotar nuestros sentimientos.

    Saludos desde mi calzada del Silencio.

    PD: +1 Miembro.

    ResponderEliminar
  17. Una mano-escena que me llamó mucho la atención es la de Elizabeth acariciando las estatuas y papeles en Pemberly, rozando apenas con los dedos las superficies, sin mirarlas. Como si la yema de los dedos fueran su único sentido.

    Me encantó la película, y muchísimo también el libro.

    ResponderEliminar
  18. Bueno la verdad es que en si la pelicucula con todo y detalles es maravillosa pero creo que todos estamos deacuerdo de que la esena mas emocionante fue cuando el señor darci le ayudo a subir el carruaje revista confesar que apresar de que e visto miles de veses orgullo y perjuicio toda via grito como loca al ver esa esena aaaaaaaaaaay que romántico

    ResponderEliminar
  19. Yo sabía que algo oculto había en esas escenas, gracias

    ResponderEliminar
  20. Yo sabía que algo oculto había en esas escenas, gracias

    ResponderEliminar

Te agradeceré si me dejas tu granito de arena en forma de comentario. No te preocupes si no lo respondo, ten la seguridad que siempre lo leo y lo detallo.

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...